Home / Gastronomia

A LA CARTA: SEMANA SANTA

Publicada el 26/03/2018 por Juan Antonio Eymin

Hay una tradición que seduce a moros y cristianos que los induce a comer mariscos y pescados durante la Semana Santa. Acá, una pequeña guía de locales que si reserva con tiempo, podrá regodearse con los frutos del mar sin salir de Santiago


Tenemos cerca de cinco mil kilómetros de costa, pero a la hora de encontrar un restaurante donde los pescados y mariscos sean tratados (y preparados) de buena forma, es toda una odisea. Por ello nos propusimos recomendarles seis restaurantes chilenos donde podrá encontrar materia prima de calidad y buen servicio, para que pueda visitarlos junto a la familia. ¡Pase y lea!:


LA TASCA DE ALTAMAR

Con más de 35 años de tradición y con un gran respeto al producto marino, la cocina de La Tasca es una de las más parejas y entretenidas de la ciudad. Su Congrio frito es de antología y se preocupan de ofrecer delicatesen marinas que escasean en muchas partes, como los puyes, camarones de orilla, erizos, entre otros. Para esto, tienen los mejores proveedores de pescados y mariscos: las ostras y picorocos son de Chiloé, los erizos de Chañaral, las jaibas de Papudo, las machas llegan los jueves fresquísimas directamente traídas desde el Terminal Pesquero, y la mayoría de los pescados provienen del litoral central, sobre todo de Los Molles. Tengo la impresión que este es el primer restaurante de la capital donde el famoso “cebiche” pasa a segundo plano, conservando así el respeto familiar a los creadores del restaurante, que cuando abrieron el lugar en el año 1982, la invasión gastronómica peruana aún no se instalaba en nuestras costumbres. (Noruega 6347, Las Condes / 22211 1041)


EL ANCLA

Originario de La Cisterna y hoy con locales en Providencia y Maipú con materias primas fresquísimas, acá la palabra mezquino no se utiliza, ya que todos sus platos son grandes y contundentes. Lo suyo es como una buena cocina de caleta y trabajan materias primas que poco se ven en la actualidad.La carta es enorme y la variedad de pescados y mariscos debe ser una de las más grandes de la capital: merluza, cojinova, reineta, merluza austral, albacora, congrio, corvina, salmón, lenguado, rollizo y otros en la oferta. Lapas, camarones, pulpo, locos, centolla, choros, machas, almejas y un cuantuay por el lado de los mariscos. Las preparaciones son otro sinfín. Si sabe leer bien una carta larguísima, su billetera se lo agradecerá. Y otrosí, no pida más allá de lo que su estómago pueda soportar… ya que todo llega casi en baranda. Obviamente son sabores de antaño, dondeaún no llegaba la globalización, la comida exótica, el merkén ni la cocina peruana. (Santa Beatriz 191, Providencia / 22264 2275)


LA CALMA

De la caleta a la mesa es la premisa del chef Gabriel Layera para explicar la filosofía de su restaurante, donde el frescor de sus pescados y mariscos es el punto de partida para una cocina con puro sabor a mar y platos elaborados diariamente con la pesca del día. Preparaciones sencillas y llenas de enjundia para un lugar donde la palabra “congelado” no existe. Layera sabe de pescados y mariscos ya que  durante años fue proveedor de estas materias primas de los mejores restaurantes de Santiago. Premiado hace algunos años como el chef revelación por el Círculo de Cronistas –cuando era sous chef del Europeo-, su cocina está entre las más innovadoras de la capital.  (Nueva Costanera 3832 / 22667 4416)


DON GAVIOTA

Acá, cerca de nada y lejos de todo a pesar de su cercanía, muchos van por las delicias de una cocina del mar que a buenos precios conquista por su frescura y tradición. Platos como unos erizos de Caldera en lebrillo de greda con salsa verde que se comen con fruición. Sillas de metal modelo Viena y manteles floridos y muy limpios. Mesas estrechas como en una picada pero ningún olor proviene de la cocina. Para beber, desde clásicos pipeños a algunos blancos de marca. Como toda picada que se precie, su propietario“don Gaviota” atento a todo, desde la mercadería que llega hasta el saludo fraterno a sus clientes. Si quiere comer rico, a precios de picada y sin mayores parafernalias, es cosa que tome la Avenida Perú, cruce hacia Recoleta, llegue a El Roble, esquive los hoyos que ha dejado la historia en esta calle y cuando llegue a El Guanaco, estacione y dispóngase a gozar de lo mejor de nuestras costas. (El Roble 1190. Esq. El Guanaco. Recoleta / 22621 1838)


LA PESCADERÍA DE WALKER

Para todos los que no deseen cambiar de barrio y ven el complejo Borderío como una excelente idea para los pataches de Semana Santa, La Pescadería de Walker es simplemente un imperdible. Sus innovadores sabores y el grato ambiente que se vive, hacen de este restaurante una experiencia única ya que mezcla lo étnico con los platillos tradicionales para estos días de  “ayunos” contundentes. Los grandes protagonistas de este lugar son los choritos, perfectos para el otoño y que se presentan en tres diferentes versiones: los Choritos Choros, el clásico belga servido al vino blanco, con cilantro y un toque de ajo, acompañado de papas fritas; los Choritos a la Parmesana, también elaborados con vino blanco; y los Choritos Provenzal, preparados con ajo, aceite de oliva y tomate. Tres deliciosas opciones que rescatan el producto nacional, encantando los paladares de sus seguidores. Además, siguen sus clásicos donde se destacan el Salmón Blackened, dorado en especias creole, acompañado de arroz con aceitunas y champignones; la Cazuela Austral, el Risotto de Camarones con mantequilla creole y el Pulpo a la Parrilla, asado con papas fritas rústicas, salsa de oliva y pebre. En definitiva, acá, los pescados y mariscos vienen en una versión 2.0 (Borderío: Monseñor Escrivá de Balaguer 6400, Vitacura / 224818803)


ANA MARÍA

Luego de dejar a su familia el antiguo restaurante de la calle Club Hípico, Ana María Zúñiga se mudó de barrio y abrió en Vitacura un gigantesco lugar que se destaca por una gran variedad de preparaciones “a la chilena”, con una gran oferta de sabrosos platos que no deja a nadie indiferente. A pesar de que se especializa en carnes de caza, durante Semana Santa tendrá una batería de entradas y fondos donde será posible encontrar desde ostras, erizos, locos, jaiba y camarones (de los verdaderos) hasta ocho diferentes tipos de pescados que se preparan en diferentes formas. Sus erizos a la cocotte –aunque lleve caldo de carne- es uno de los grandes éxitos de este nuevo y elegante lugar. (Los Cobres. Av. Vitacura 6724 /23245 1521)

 


*Juan Antonio Eymin es cronista gastronómico y fundador de Lobby, la primera revista  destinada al sector hotelero y gastronómico de Chile. En la actualidad sus comentarios pueden ser leídos en varias publicaciones. Su independencia le da la libertad necesaria para aconsejar a sus lectores, por eso donde va gusta destacar lo bueno y lo malo.



Comenta esta nota: